¿Los mares que rodean la Antártida se encuentran protegidos y reservados para las próximas generaciones por el Tratado Antártico? La respuesta lamentablemente es no. El Océano Austral, el ecosistema acuático menos contaminado del planeta, se encuentra amenazado por la industria pesquera en su creciente ambición por la merluza negra y el kril.

En 1982, tras el comienzo de la explotación del kril, se estableció la Convención para la Conservación de los Recursos Marinos Antárticos (CCRVMA) con el objetivo de conservar la flora y fauna marina antártica. La CCRVMA se encarga de regular la pesca de las especies del Océano Austral, especialmente merluza negra, centolla y kril (eslabón esencial de la cadena trófica de los principales animales de la fauna antártica). Este organismo está conformado por 24 países miembros y todas las decisiones se adoptan por unanimidad.

En 2009, Nueva Zelanda y Estados Unidos presentaron ante la CCRVMA una propuesta para crear el Área Marina Protegida en la región del Mar de Ross, un área que cubre más de 2,3 millones de kilómetros cuadrados. Según el informe de National Geographic, el Mar de Ross es la región menos contaminada y más prístina del planeta con una alta riqueza faunística conformada por ballenas minke, pingüinos Adelia y Emperador, orcas de Ross, rorcuales menores, leopardos marinos y focas de Weddell, entre otros. El Mar de Ross era considerado una región inexplorada hasta hace poco por su extrema locación geográfica: es el mar más cerca del polo sur; sin embargo, el cambio climático y la modernización de los barcos pesqueros ha permitido llegar hasta el punto más recóndito de nuestro planeta.

Por otro lado, Australia, Francia y la UE propusieron la creación de 7 Áreas Marinas Protegidas en la región de la Antártida Oriental cubriendo un total de 1,6 millones de kilómetros cuadrados. La Antártida Oriental alberga el 42% de las focas de Ross, ballenas minke, jorobada y azul, más de 50.000 pingüinos emperadores, 700.000 pingüinos Adelia y más de un millón de petreles. Es una zona poco explorada e investigada que se preserva casi sin actividad humana.

La región del Mar del Weddell, muy rica en especies como focas de Weddell, krill, leopardos marinas, orcas y ballenas, está también bajo amenaza por la industria pesquera y el cambio climático. Alemania está trabajando en una propuesta para proteger el mar de Weddell y Argentina y Chile en septiembre de 2013 se comprometieron a presentar un proyecto de áreas marinas protegidas (AMP) ante la CCRVMA.

Las áreas marinas protegidas tienen como objetivo preservar los valiosos recursos marinos de estas regiones polares y proteger a la fauna que la habita (pingüinos, focas, albatros, ballenas, petreles, etc.) Las AMPs no prohíben la pesca en todo las zonas, sino que subdividen a los ecosistemas en regiones: aquellos más ricos en fauna y donde la pesca está prohibida y regiones donde se puede llevar a cabo la pesca regulada de manera sustentable.

El programa de Agenda Antártica de Áreas Marinas Protegidas tiene como objetivo concientizar sobre la protección del Océano Austral, difundir información, presionar a los gobiernos para que apoyen las AMP y llevar a cabo seminarios y congresos donde se exponga las investigaciones más recientes de la vida marina austral.


10 razones para proteger al Océano Austral


Los Océanos alrededor de la Antártida son unos de los mas preciados en el mundo. Son de los últimos lugares en el Mundo que aun estan relativamente sin ser intervenidos por la actividad humana

1. Este hermoso, helado ambiente oceánico es hogar de cerca de 10,000 especies, algunos de los cuales no pueden ser encontrados en ningún otro lugar del planeta.

2. Los pinguinos de Adelia y emperadores, los petreles de la Antártida y los rorcuales aliblancos, las orcas del mar de Ross, calamares gigantes y las focas de Weddel, todos ellos prosperan en este clima inhóspito.

3. Mientras algunos otros ecosistemas marinos en otras partes del mundo han sido devastados por el desarrollo, la contaminación, mineria y la pesca excesiva, algunos de los habitats del Oceano Antártico se mantienen intactos con todos sus especies predadoras aun floreciendo aqui.

4. Cerca del 70% de nuetsra superficie terrestre es oceáno, sin embargo menos del 1% del mar abierto mas allá de jurisdicción nacional esta totalmente protegido del del desarrollo humano.

5. La evidencia muestra que mucho de los oceános mundiales han sido explotados hasta llegar a niveles peligrosamente bajos. Alrededor de un tercio de las pesquerías comerciales son sobreexplotadas y más de la mitad totalmente explotadas. Para algunas especies de pescado de gran magnitud como el atún y el pescado espada, hasta 90% de su población han desaparecido. Algunas poblaciones están en un punto crítico, y algunos pueden que no se recuperen. (fuente: Comisión Global del Oceáno)

6. La vida salvaje de la Antártida esta ahora bajo una creciente presión de la pesca comercial y cambio climático.

7. Muchos de los habitats del Oceáno Austral son únicos y distintos de otros de la región, demostrando la increíble diversidad de vida en este helado clima.

8. El mar de Ross, un área que esta congelada sobre toda la Antártida durante el invierno, produce grandes florecimientos de fitoplancton a medida que la temperatura del oceáno se calienta, el cual crece de gran manera que es visible desde el espacio.

9. La oceánografa Sylvia Earle llama al Oceano Austral de la Antártida, el corazón de los océanos del mundo, ya que es un conductor del resto de los sistemas oceánicos y atmosféricos del mundo. El 70% del agua dulce de la Tierra está encerrado en las capas de hielo de la Antártida.

10. El cambio climático esta ya teniendo un impacto en el entorno Antártico, particularmente en la región de la Península Antártica, uno de las áreas que se calientan mas rápido en la tierra. El Océano Austral y el entorno relativamente intacto de la Antártida ofrecen un laboratorio importante para los científicos que investigan el calentamiento global. La creación de grandes reservas marinas en el Mar de Ross y en otros lugares crearían importantes áreas globales referenciales del clima.